jueves, noviembre 02, 2006

Porqué ya no habrá Mitos



Queen, The Beatles, Michael Jackson, Led Zeppelin, The Rolling Stones…

Estoy seguro de que todos esos nombres le suenan, querido lector… o por lo menos le debe sonar uno u otro… si no es así es que no ha vivido usted en el mundo, no ha oído una radio o comprado un disco en los últimos veinte o treinta años… ¿Qué demonios hace usted leyendo esto en ese caso?... ¡vaya a comprarse un disco alma cándida!... ¡el que sea!.

Lo que tienen en común estos artistas es algo en lo que los consumidores y seguidores les hemos convertido… son mitos.

No es que sean mejores que otros (me he dejado miles en el tintero) es que, sea por circunstancias, por el momento en que hicieron su aparición, por la fase de la luna o por vaya usted a saber que, estos y otros muchos se elevaron por encima del común de los mortales llegando a la anteriormente citada categoría de mito.

Y ya está, no volverá a haber otros como ellos, en mas sentidos de los que pueda parecer a simple vista.

¿Porqué digo esto?, bueno, porque estoy aburrido, pero hay otras razones.

Los mitos se crean debido a unas circunstancias, si esas circunstancias no se dan no se pasa de ser bueno en algo.

Las circunstancias que convirtieron a estos señores en mitos son las siguientes.

  • Hicieron algo que nadie mas hacia cuando nadie lo esperaba… y gustó.

  • El boca a boca los elevó por encima de los demás.

Hoy en día eso no se da, o se da de otra manera mejor dicho.

La época en que todos surgieron no coincide, pero si coincide una cosa, o la ausencia de ella… Internet.

Hoy me puedo bajar en cuestión de minutos la última canción de cualquier grupo y/o artista y oírla tranquilamente en mi reproductor de mp3 mientras voy a clase o mientras estoy fregando los platos… no hay expectación, no hay ansia de ir a la tienda de discos, no hay ese mercadeo que teníamos con los amigos cuando nos íbamos a su casa a grabar el último disco que se habían comprado… intercambiamos, si, pero de un modo mas impersonal, yo debo haber intercambiado música con miles de personas a las que jamás conoceré, con las que nunca comentaré lo cojonudo o bazofioso que es tal o cual tema. Se ha perdido el boca a boca.

Si, claro, comentamos los discos y las canciones, pero lo hacemos en foros, grupos de noticias y canales de Chat donde lo importante es decir las cosas, no escucharlas. Poca gente veo ahora que te pida que vayas a su casa a escuchar música, eso ya no se hace.

En el futuro habrá mejores y peores artistas, habrá maravillas y mierdas… pero no volverá a haber mitos, esos conciertos enormes con miles o cientos de miles de personas no volverán a oírse. Ahora serán festivales donde se concentrarán muchos artistas en un par de días. Y eso será todo.

Que nadie me malinterprete, no estoy atacando a las descargas de música, las descargas de música, de libros o de lo que demonios sea aumentan el nivel cultural medio de la población (Aunque haya gente impermeable a ese nivel cultural medio) pero esas mismas posibilidades han acabado con los mitos.

Las cosas son así, evolucionan, la televisión se cargó a la radio como medio de difusión prioritario, la radio lo había hecho con los periódicos que a su vez lo hicieron con el teatro o la literatura… no es la primera vez que esto pasa, ni será la última.

No es que lo lamente, pero hay momentos en que me gusta recordar cuando teníamos mitos, cuando el último disco de tal o cual artista era esperado durante meses por los seguidores… aquello era bonito.

5 Comments:

Blogger ViktorSan said...

Ahora las cosas son diferentes... como bien has dicho, no son peores, pero diferentes.

Pero lo importante es que el hecho de que sean diferentes no anula la realidad de que siguen siendo iguales.

Los mitos siguen creandose. Quizas no los veas porque solo seran mitos dentro de unos cuantos años, pero el caso es que ahi estan.

De hecho los mitos de ahora tienen casi mas mérito, porque internet ha conseguido que haya muchisima mas competencia, algo que los demas no tenian. Antes o te gustaban los Beatles o te gustaban los Rolling... y al final pues los dos acaban siendo conocidos. Asi es facil.

Ahora escuchas mucha mas musica y unas cosas se superponen a otras y acabas no escuchando nada... pero siempre existen las tardes en casa de un amigo en las que ese amigo te dice: "Tienes que escuchar esto. Lo escuche el otro dia y me pare a traducir la letra y es brutal". Y entonces esa cancion que ya habias escuchado mezclada con otras cincuenta en el Yahoo Music te llama la atención... y si te llama la atención seguramente acabes comentandoselo a tus compañeros de trabajo y ellos a sus amigos cuando pasen una tarde por su casa a jugar un rato a la X-Box...

Al final las cosas siguen igual, y cuando alguien realmente haga algo grande, ten por seguro que la gente lo recordara.

6:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Collons si n'hi han : Carod Rovira, ty llegeix la biografia d'aquest paio i quedaràs bocabadat.

6:55 a. m.  
Blogger Taki said...

Internet: el nuevo mito.

Queen, The Beatles, Michael Jackson, Led Zeppelin, The Rolling Stones…

Nos suenan, querido blogger. Hemos crecido con ellos; nos han educado. Cuando la figura paterna dejó de significar el perfecto modelo a seguir y nos perdimos en nuestras tinieblas de desamparo; les conocimos y nos hicieron ver la vida de otra manera.

No son historia, forman parte de la historia. De la memoria de la humanidad, para siempre. Hombres que nunca morirán, porque por siempre vivirán en nuestros corazones; puede sonar a tópico, pero es la pura verdad. Y personalmente me parece algo increíble que alguien alcance la inmortalidad hechizando a las masas. Ese es en el único aspecto en el que coincido con tu definición de mito. ¿Pues acaso ha de influir en un determinado numero de gente para ser alguien calificado de genio? ¿No basta con que una sola persona pierda durante breves minutos la percepción de su entorno al sumergirse en el universo que esos artistas crean para sí mismos y para el que caiga en gracia de escucharlos?

Está bien, me retracto. Hay una clara diferencia entre artista, y mito. Artista por serlo, y mito por reconocerlo. Y quizás ahí está el mérito de estos genios, en el haber sido reconocidos a nivel mundial. Y ahí el encanto, en poder comentar con tal amigo la maravillosa melodía que enamoró a medio mundo. En ese aspecto estoy completamente de acuerdo contigo. Pero, ¿por qué considerar a internet como un obstáculo?

He oído infinidad de definiciones y características de este medio, pero jamás, como un obstáculo. Entiendo el punto de vista que comentabas sobre los foros, y cómo perdían todo su sentido al perder su objetivo; que es comunicar. Pero eso pasa con todo cuando se generaliza y se pone al alcance de cualquier “burriko” que también comentabas anteriormente ( una disculpa a tus retinas xD).

Yendo un poco al grano, creo pues que genios seguirá habiendo como siempre ha habido. En mayor o menor medida. No nos podemos comparar con la productividad del siglo de oro, o de las celebridades griegas; pero nunca faltarán rebeldes morales que al verse ahogados por la sociedad opresiva estallarán con alguna genialidad que nos dejará a todos de piedra.

Y es que ese es otro aspecto que me ha llamado muchísimo la atención de tu –entrañable, como todos- artículo; me remito textualmente a el:

"Las cosas son así, evolucionan, la televisión se cargó a la radio como medio de difusión prioritario, la radio lo había hecho con los periódicos que a su vez lo hicieron con el teatro o la literatura… no es la primera vez que esto pasa, ni será la última."

En efecto, somos una especie dinámica en constante evolución y si no evolucionamos nos morimos de aburrimiento. Pero no creo que sea un amor propio o mejora del entorno lo que nos mueve; si no, no nos estaríamos cargando el medio ambiente.
Es el dinero, es la moda, el llamado “marketing” es el nuevo “esperanto” de nuestros tiempos. La sociedad evoluciona porque la sociedad está viva. Pero no destruye –no al menos del todo- a su paso lo que anteriormente creó, pues siempre tendrá un motivo y un lugar entre nosotros... ¿Acaso ha desaparecido completamente cualquiera de los “medios de comunicación” que mencionaste? No, siguen vigentes y seguirán estándolo. Algún día revolucionaron nuestra rutina y nuestras conversaciones, cambiaron nuestra forma de vida y nuestra forma de verla. La siguiente generación lo percibió como algo tan natural como la lluvia o el egoísmo. Nos adaptamos pues a ello. Pero cuando crecieron, se cansaron de sus defectos e idearon algo mucho mejor.

O eso es lo que les pareció a ellos. Pues me atrevería a decir que la tecnología guarda con el arte una relación inversamente proporcional. El teatro no ha muerto, nadie “se lo ha cargado”; simplemente, “ya no está de moda”. Pero que el wire-less haya cambiado nuestros hogares; no quiere decir que el teatro deje de ser “el lugar en el que el mundo visible y el mundo invisible se juntan; tropiezan, se evidencian. En el que se manifiesta en contenido escondido, latente, que encubre los gérmenes del drama” ("Advertencia a La Parodie y l’Invasión", en Ici et maintenant, colección "Practique du théâtre". Gallimard, París 1964, pags 13 y 14.). Tampoco la radio ha sido eternamente acallada; o los periódicos enterrados. Ni mucho menos, la literatura.

Todos estos medios de expresión o comunicación fueron alguna vez, como decía antes, nuestros particulares mitos, por los que a su vez nos enterábamos del resto. Ahora el mito es internet, es el “hablar sin tener nada que decir”, es el imperio del absurdo.

Vivan las coplas que nunca volverán a ser recitadas, las obras que algún día arrasaron nuestros corazones, que más tarde fueron olvidados; los libros sobre los que nos refugiamos alguna tarde, que impredeciblemente dejó paso a la noche; o ese sentimiento hogareño que entre interferencias en alguna ocasión nos transmitió el que alguna vez fue un invento que cambiaría el mundo.

Vivan los artistas que nunca conquistarán escenarios repletos de coléricos fans, discos impactantes y extraños que nunca serán publicados, ni escuchados.

Viva lo viejo, viva lo raro, y viva también la evolución de la población, en conflicto constante con la tradición. El no tener patrón ni medida, ni percepción de lo que en algún momento ocupará nuestros días. Viva el imperio del absurdo y los inconformistas que ante él se rebelan.

P. D. : (Uy, qué mono me ha quedado el final, esto casi parece el perfecto desenlace de V de Vendetta xD).
P. D. : Ya me disculparás por irme tanto por las ramas, pero a la hora de escribir; es mi maldición, o bendición –como la tuya son los párrafos demasiado cortos, que por cierto, hasta que no lo mencionaste, no me di cuenta xD...). Espero que no haya sonado demasiado frívolo, o que no te haya ofendido ninguna observación.

2:33 p. m.  
Blogger Sanduleak said...

En absoluto Taki, me ha encantado todo el comentario.

4:32 a. m.  
Blogger Sanduleak said...

En absoluto Taki, me ha encantado todo el comentario.

4:33 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home