martes, agosto 15, 2006

Odio a Isaac Asimov


Si, lo ha leído usted bien amigo lector, odio a Isaac Asimov.

¿Porqué?... sencillo, le odio por el mismo motivo por el que odio a Quevedo, a Terry Pratchett, a Rocco Siffredi, a Fernando Alonso o a cierto tipo con “ojos grises”.

Les odio porque les envidio.

Son gente que, por azares de la fortuna o por duro trabajo (Normalmente la segunda opción) han llegado a tener algo que quiero desesperadamente… bueno Rocco quizá no, tampoco le envidio tanto…

Lo que me jode de esta gente es que, comparado con ellos, soy un Don Nadie (Con mayúsculas, eso si) que trata de ponerse a su altura… con efectos desastrosos sobre mi amor propio.

Evidentemente se que no debo compararme con ellos, se que eso solo produce frustración, rechinar de dientes y facturas del dentista… Pero es que siempre he pensado que cuando uno quiere hacer algo tiene que intentar llegar tan alto como pueda, lo decía un profesor al que recuerdo con cariño “Apuntad siempre más alto de lo que podáis llegar, porque siempre llegaréis más alto de lo que pensabais”.

Así que llego a un nivel de equilibrio gilipollas, donde trato de emular a los mejores mientras “hago mi partido”, lo que no es fácil en absoluto.

Tomemos por ejemplo el escribir, que es lo que estoy haciendo. Últimamente me fijo mucho en mi estilo en la composición, y me doy cuenta de una cosa terrible, abuso brutalmente del punto y aparte, prácticamente no puedo construir una frase sin terminarla en un punto y aparte, es casi patológico. Mas de una vez me veo inmerso en un debate conmigo mismo diciendo “oye, ese párrafo queda corto” y respondiendo “pero es que un punto y seguido es meter las cosas con calzador”.

Odio a los escritores capaces de construir párrafos de mas de doce líneas, les odio porque a ellos les queda tan natural que parece que se dejen algo en el tintero… ¡y a mi me cuesta un imperio el construirlos de mas de tres!.

Con respecto a los otros “odiados” que comentaba al principio es casi extrapolable lo que siento por ellos, se lo que han sudado para llegar donde están, pero el vago que hay en mi (Que es un tio gordo que grita a pleno pulmón) no para de querer identificar las claves de su éxito, las “katas” por así decirlo, ¿Qué les hace tan buenos?, ¿Qué les da ese punto extra?... lamentablemente ese “algo” es el esfuerzo.

Y eso es bueno por una razón, el esfuerzo es algo al alcance de todos, las cosas que valen la pena requieren un esfuerzo considerable porque si no todo el mundo las tendría y dejarían de valer la pena.

Así que ya sabéis, esforzaros en todo lo que hagáis, tratad de llegar siempre un poco mas allá “Altius, Citius, Fortior” para todos familia… el esfuerzo tiene recompensa siempre.

5 Comments:

Anonymous Mister B said...

¿Desde cuando escribir parrafos largos significa saber escribir?

De la misma manera que tu dices que abusas del punto y aparte se podria decir que Isaac Asimov abusa de la ciencia ficcion ¿Es que acaso ese tio no sabe escribir nada tipo Corin Tellado? No es cuestion de que sepa o no sepa, sino que su estilo es otro.

Tu estilo sera lo que te haga reconocible, y si ese estilo son parrafos cortos, potencialo y haz que quien lea algo con parrafos cortos se acuerde de ti; ¿Nunca has leido algo y has pensado "Esto es muy Pratchett"?

Si te esfuerzas por tener un modelo, siempre estaras a la zaga de ese modelo.

10:34 a. m.  
Blogger Agamor said...

El esfuerzo tiene recompensa, aunque a ciertas personas menor esfuerzo les supone mayor recompensa y viceversa. Es así, siempre ha sido así y siempre lo será. Nuestro límite no sólo viene impuesto por nuestro esfuerzo, sino por miles de factores externos que minan nuestra voluntad y que nos hacen que el camino se haga cuesta arriba. Las circunstancias juegan un gran papel en cada historia personal, influyen en cuán exitosa sea nuestra campaña. Con esto no digo que nos demos por vencidos, al revés, la consigna es luchar siempre: "retroceder nunca, rendirse jamás".

Lo que jode es ver que otros triunfan donde nosotros fracasamos, especialmente si ese alguien sólo ha tenido un poco más de suerte. Pero ahí está el componente "insano" de toda envidia, por sana que sea.

5:53 p. m.  
Blogger Ñbrevu said...

Yo también conozco mis grandes defectos de estilo (en general se pueden resumir con la palabra "pedantería" :P), pero no me esfuerzo demasiado en corregirlos, simplemente porque es un ámbito en el que no me interesa demasiado mejorar.

Desde luego es una verdad como un templo eso de que con esfuerzo se consigue todo: es más, yo siempre he creído que el éxito intelectual de alguien se debe poquísimo a factores genéticos o de educación ("internos", digamos); para mí el éxito es casi sinónimo de trabajo... yo no me habría pasado la 3ª misión de la escuela de vuelo del San Andreas si no la hubiera intentado 100 veces...

2:02 a. m.  
Blogger Joker said...

Eso de que Issac Asimov abusaba de la ciencia ficcion, me parece que le pega mas a otros autores que a este precisamente. El tio tenia una facilidad para escribir pasmosa y tiene toneladas de libros de divulgacion (Desde una historia del conocimiento del universo a la historia entera de los egipcios), de misterio a lo Christie, novelas negras de detectives...

Una cosa es por lo que es mas conocido y otra todo lo que escribio. Yo no se cuantos libros escribio el tio pero en "Asesinato en la convencion" ponia que si se le daba bien caia un libro en menos de un mes.

12:00 p. m.  
Blogger Sanduleak said...

Joker querido, ¿donde he dicho yo que Asimov abuse de la Ciencia Ficción?.

7:58 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home