jueves, julio 20, 2006

La vida cobra... y la vida paga


Escribo estas letras a bordo del buque “Manuel Azaña” que me lleva de vuelta a la tierra que me vio nacer hace casi veintinueve años, el señor Glenn Campbell me anima los oidos con su “Rhinestone Cowboy”…

Hoy he conocido a alguien especial.

Estaba sentado en la cubierta del barco, comiéndome un caramelo de menta y viendo ponerse el sol sobre el espejo del mediterráneo (Espectáculo que recomiendo a todo el mundo) cuando un caballero me ha preguntado donde conseguir una silla para poder sentarse un rato… y como no había ninguna disponible le he cedido la mía, supongo que un poco porque era un hombre mayor y un poco porque me recordaba terriblemente a mi abuelo, de verdad que era clavadito.

Total que una cosa ha llevado a la otra y hemos entablado una agradable conversación, mas bien ha sido un monólogo suyo sobre muchos temas, yo solo escuchaba embobado… siempre me ha parecido que las personas mayores deben ser escuchadas cuando deciden compartir su sabiduría con los jóvenes… ¡y vaya si he aprendido!.

Este hombre (cuyo nombre no mencionaré por ser este un medio público) es todo un carácter, abogado, médico e inventor… pero sobre todo es un auténtico espíritu libre, un hombre de los pies a la cabeza. Realmente en las dos horas de charla se ha ganado mi profunda admiración y mi cariño, es un hombre que no se ha arrugado ante la vida y ha sabido plantarle como el mismo dice “un par de huevos”.

Es difícil resumir la charla que hemos tenido, han sido muchas cosas, muchos eventos y muchos comentarios, baste decir que he salido sabiendo mas de lo que sabia cuando entré en esa conversación.

No se porqué la vida me suele deparar este tipo de encuentros, no se si es que a los demás no les pasan esas cosas o si es que no le dan la importancia que yo le doy… el caso es que para mi ha sido algo especial.

Me quedo con una frase que ha repetido en varias ocasiones, “La vida cobra y la vida paga”… y si lo dice alguien con tantísima experiencia tiene que ser verdad a la fuerza.

3 Comments:

Blogger Agamor said...

La vida cobra y paga... pero no hay justicia en ello.

Todos queremos consolarnos pensando que la vida nos da a cada uno lo que nos merecemos y no es así. La vida nos da lo que nos buscamos, lo merezcamos o no.

A la larga, muy a la larga, se puede ver que a veces se ceba con ciertas personas y con otras se porta muy bien.

Pero no podemos hacer la vista gorda ante el hecho de que la vida es una señora puta que nos jode a base de bien y sólo desde una cierta perspectiva podemos ver las bonanzas de un estado transitorio que nos conduce a un más allá desconocido.

Lo cierto es que la vida se cobra sus peajes por el camino, aunque pocas veces nos devuelve aunque sea un céntimo.

10:16 a. m.  
Blogger Sanduleak said...

La vida paga tanto como le exijas, si no le exijes lo suficiente no pagará.

8:46 a. m.  
Anonymous berlin said...

lo unico que quiero decir que le amo a esa mujer con todas las fuerzas de mi corazon le amo a dyanyra

3:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home